+5519903449
info@inasam.com.mx

Estados Intersexuales.

Instituto Nacional para la Atención de la Salud Mental

Oiga Señor”, “Disculpe Señorita!”, suena fácil no?, pero ocasionalmente no te has encontrado con la duda de cómo llamar a alguien que aparentemente es mujer pero sentimos que es hombre?, o alguien muy masculino que pensamos que es toda una dama?, en fin, son tantas variedades y sobre todo hoy en día, de experiencias que podemos recordar que mejor empezaré por comentar científicamente lo que sucede en la realidad  del mundo de los estados intersexuales.

Como base, existen distintos puntos que en conjunto definen nuestra identidad sexual:

Sexo Genético o Cromosómico. Determinado por los genes de nuestros cromosomas (XX o XY normalmente).
Sexo Gonadal. Ovarios, testículos o en situaciones excepcionales, ovotestis.
Sexo Genital. Aparato reproductor masculino o femenino, sin tener en cuenta las gónadas.
Sexo Hormonal. Aquel que determina de forma importante la apariencia sexual (gonadotropas y andrógenos en hombre y estrógenos y progestágenos en mujer)
Sexo Legal. Sexo con el que está registrado: Varón o Mujer.

Sexo Somático. Caracteres sexuales que aparecen en la pubertad
Sexo Psicosocial. Comportamiento sexual de la propia persona y de la relación de ésta con los demás de acuerdo a los patrones culturales de la comunidad y que se determina durante los primeros 2 años de vida.

Cuando todos estos aspectos se encuentran en armonía y coinciden, es fácil identificar con quien estamos y la manera de relacionarnos, pero cuando por lo menos alguno de estos fallan y no concuerdan con todos los demás nos encontramos con un estado intersexual.

Puede ser que todo el conjunto apunte más a que estemos con un hombre físicamente, pero psicológicamente esta persona sea mujer, piense como mujer y se sienta mujer. Te has imaginado encontrarte en este dilema? Qué harías?… Esta es una situación que coloca a la persona en la definición de Transgénero. Pero no termina ahí, pues existe la posibilidad de que esta persona decida hacer algo con respecto a su no identificación con el género y sexo que se le asignó cuando nació de acuerdo a sus órganos genitales. Por ejemplo tiene la opción de vestirse como mujer y actuar como mujer, a esto le llamamos Trasvesti, o puede también optar por realizarse una operación donde el área psicosocial vaya de acuerdo a sus genitales y entonces se llamaría en este caso Transexual.

Este mundo (en el que todos estamos inmersos sin saberlo), no termina ahí. Pues el encontrarse en la definición en Transgénero, pueden sumarse también “complicaciones” con la orientación sexual. Esto es, que aunado al sexo genético, gonadal, legal, genital, somático y psicosocial, también puedo identificarme como heterosexual, homosexual, bisexual, pansexual, polisexual o asexual. 

Como podrás ver, se pueden dar infinidad de combinaciones entre estos elementos que definen el estado intersexual. Sin embargo formalmente podemos encontrar una clasificación en 4 grupos:

  1. Hermafroditismo verdadero: Sexo cromosómico XX en el 75% de los casos y XY o con mosaicismo en el 25% restante. Tejido testicular y ovárico, genitales externos ambiguos, grados variables de desarrollo de los conductos Wolfianos y/o Mullerianos.
  2. Pseudohermafroditismo masculino: Cariotipo XY, testículos (inmaduros) y genitales externos incompletos o no diferenciados. 
  3. Pseudohermafroditismo femenino: Cariotipo XX, ovarios, genitales internos femeninos y genitales externos ambiguos (masculinizados).
  4. Disgenesia Gonadal: Anomalías cromosómicas: monosomías (X0 ó síndrome de Turner), aneuploidias (XXY o Síndrome de Klinefelter) mosaico y alteraciones de la morfología cromosómica.

Con respecto a la orientación sexual, desde nuestra gestación, el estado emocional de nuestra madre puede influir en esto último, ya que nuestro cerebro se masculiniza o feminiza durante el desarrollo de nuestras áreas características del cerebro en semanas específicas del embarazo y esto va a definir nuestros gustos tan femeninos o masculinos que nos caracterizan como únicos, especiales e irrepetibles, y las causas pueden ser genéticas, ambientales o mixtas, pero eso es otra historia…

Así que, antes de juzgar, rechazar o decir “Oiga Señor!”, “Disculpe Señorita!” a la ligera, piensa antes en todos los factores que intervienen para que tú seas quien eres; el respeto y el conocimiento es una buena manera de empezar a conocer el mundo en el que vives. 

En otra ocasión hablaremos sobre los grados de la masculinización y/o feminización de nuestro cerebro, que define nuestros gustos y nuestras relaciones sociales, así como de la psicología que conlleva el crecer con la incongruencia entre nuestro género y nuestros gustos. 

Si tienes dudas y comentarios sobre este artículo, escríbeme a alemadrid@hotmail.com, y exprésate!

ALEJANDRA MADRID MARÍINEZ

PSICÓLOGA CLÍNICA, PSICOTERAPEUTA Y TANATÓLOGA

044-5523041667