+5519903449
info@inasam.com.mx

¡SALUD! Causas, efectos y pretextos del alcohol.

Instituto Nacional para la Atención de la Salud Mental

Existe un tema que desde que somos adolescentes, en muchas familias se convierte en “El Tema”. Es extremoso y causa  tanto satisfacción, alegría, euforia y diversión, como destrucción, dolor, infelicidad, miedo, tristeza y culpa. Lo ocupamos para convivir con nuestra familia, amigos e incluso desconocidos en las mejores celebraciones de nuestra vida y en el extremo, no aísla, aleja y desune núcleos sociales y familiares.

Es tan delgada esta línea que nos coloca en el extremo, que lo mejor es estar bien informado y conocer nuestras carencias para satisfacerlas  adecuadamente, no confundiendo con soluciones fáciles e inmediatas.

¿Ya adivinaste el tema?

No sé tu, pero a mi hasta se me antojó servirme una cubita para explicarte!

Así es,  hablo del alcohol y sus efectos, causas y pretextos donde lo ingerimos. Este tema es tan antiguo como la historia de nuestra humanidad. El mundo entero ha puesto en marcha distintas normas, reglas y castigos para tratar de combatir el abuso de este, pero a mi punto de vista será imposible ya que en la mayoría de los casos, el abuso viene de cimientos familiares, aprendizajes y atajos ante problemáticas personales con orígenes de diferentes matices emocionales.

El alcohol etílico es ingerido principalmente por vía oral y se absorbe a nivel intestinal en su mayoría (porque también hay otra parte que se absorbe a nivel gástrico e intestino grueso). La concentración máxima de alcohol en la sangre y la duración de sus efectos se determina por el tiempo que pasa ente el camino del estómago al intestino delgado, entonces obviamente cuando tomamos alcohol con alimentos, la absorción es más lenta que con el estómago vacío.

Existen dos factores que influyen en la velocidad de absorción del alcohol y estos son:

  1. Bebidas con bióxido de carbono (las que tienen gas como refrescos en general y vinos espumosos).  A mayor carbonatada, mas rápida la absorción, es decir, te emborrachas mas rápido.
  2. La concentración de alcohol de la bebida. Por ejemplo aguardientes o licores que no están diluidos con otros líquidos. Sólo que también, si la bebida está muy concentrada, se hace más lento el proceso de pasar del estómago al intestino que es donde más se absorbe.
  3. La presencia de azúcar en la bebida hace que se absorba más rápidamente.
  4. Bebidas como el brandy y cognac que se toman en una copa donde favorece la inhalación de los vapores, hace que aparte de ser ingerida por vía oral, también sea inhalado y aumenta la concentración del alcohol en el cuerpo en un menor tiempo.

Debido a que el alcohol se distribuye por todo el cuerpo cuando lo ingerimos (no creas que solo del estómago al intestino se absorbe, sino que de ahí se distribuyen), resulta que también se pasa a las barreras hematoencefálica y placentaria, ¿Qué quiere decir esto? Que las medidas de concentración que tu reflejas en el alcoholímetro a través del aliento, son las mismas concentraciones que hay a nivel cerebral (reflejos, toma de decisiones, capacidad de medir el peligro, etcétera) y en el feto en caso de una mujer embarazada (afecta el desarrollo del bebé).

Hablando de la parte final del paso del alcohol en nuestro cuerpo, lo eliminamos en cantidades mínimas en el sudor, aliento, lágrimas, orina y excremento; y el 90% de lo que consumimos se metaboliza en el hígado.

Esto del metabolismo significa la transformación de lo que ingerimos en algo que el cuerpo aprovecha para su funcionamiento, pero no siempre le ayudamos a que sea un aprovechamiento funcional o positivo. En el caso del alcohol,  se convierte en acetaldehído por enzimas específicas que nosotros producimos y después en Acetilcoenzima A, que se convierte en agua y bióxido de carbono, que a final de cuentas para no hablarte de muchos términos y enzimas, el cuerpo lo aprovecha como gran cantidad de calorías (engordar) y se alteran muchas reacciones químicas del organismo, ya que algunos también son tóxicos y se consumen lentamente por el cuerpo, ocasionando posiblemente  daños al sistema nervioso, trastornos, ceguera, entre otras cosas.

La mayoría de nosotros tenemos suficientes enzimas para metabolizar 15mg de alcohol por cada 100 ml de sangre en una hora. El alcohol es un depresor del Sistema Nervioso, por lo tanto, significa que hace dejar de funcionar las áreas de nuestro cerebro que son nuestro filtro para comportarnos de manera adecuada, es por eso que nos desinhibimos, hacemos y decimos cosas sin filtros para nuestro cerebro.

El estado emocional es también importante porque influye en las expectativas que tenemos cuando tomamos, así también la predisposición genética sobre la tolerancia al alcohol es importante, ya que nuestro código genético y la memoria de nuestras células sobre el consumo de alcohol en nuestra vida, hacen que nuestra conducta se vea afectada fuertemente, destruyendo no sólo actividades personales, sino la vida misma y a nuestras familias.

Por tanto aquí te van algunos consejos para que disfrutes del alcohol y sus beneficios con información que te permitirán a ti mismo decidir sobre tus propios límites:

  • Toma en cuenta la predisposición que tienes sobre sufrir alcoholismo, no despiertes al león que puedes tener dentro. Mejor respeta el alcohol en tu vida, no abuses para que pueda seguir acompañándote de vez en cuando.
  • Fíjate en el objetivo que tienes y las expectativas en las que te encuentras a la hora de decidir tomar.
  • Con el estómago vacío es peor, recuerda haber consumido alimentos antes o durante las bebidas.
  • Considera si la bebida es acompañada con bebidas con gas o con mucha azúcar, ya que estas harán que te emborraches más rápido.
  • Toma en cuenta tu peso y género para saber tomar. Aquí te va una fórmula para saber cuál es tu medida de “emborrachamiento”:

Puedes saber tu concentración si divides la cantidad de alcohol en gramos, entre el volumen de distribución en mililitros.

Así por ejemplo si me tomé una cerveza son 340 ml por 6% de concentración de alcohol que contiene una cerveza son 340 X .06 = 20.4 ml de alcohol, eso lo multiplico por 0.8 gr (que es la densidad relativa del alcohol) y nos da 16.32gr de cantidad consumida, esta cantidad que ya está en gramos, la divido entre el volumen de distribución que es mi peso pero en mililitros.

El género también influye, ya que es diferente la distribución del alcohol en hombres que en mujeres (en hombres el volumen de distribución es un 75%  y en mujeres es de 66%). Entonces siguiendo con nuestra fórmula, voy a dividir la cantidad que tenía, 16.32 gr, entre mi peso por mi volumen de distribución, por ejemplo: 58kg x .75= 43.5

Y finalmente tengo 16.32/43.5 = 37 mg/ 100 ml. Esto quiere decir que con una cerveza, siendo hombre con un peso de 58 kg (suponiendo que no ha comido nada porque esta fórmula es para la absorción completa), llega a la mitad de lo que su cuerpo permite distribuir en el cuerpo que es 75%, osea que si se toma 2 cervezas, llega a 74% lo que lo hace estar casi en el límite, es decir ya no pasar el alcoholímetro por no estar habilitado fisiológicamente para hacerlo.

¿No está fácil no?, pues tu sólo hiciste multiplicaciones y divisiones, pero tu cuerpo dice lo mismo y sin calculadora ni reposición de pilas. ¡Así que disfruta del alcohol ya que también tiene beneficios para la salud pero toma en cuenta los excesos, capacidades y condiciones en la que lo haces para poder realmente disfrutar de una buena compañía con una buena bebida!.

Y como siempre digo, todo empezó desde que ni siquiera sabíamos que existíamos. Honra tu pasado, disfruta tu presente y así planearás tu futuro, hazte cargo de lo que te corresponde con responsabilidad y coraje.

Si tienes dudas y comentarios sobre este artículo o nuevas inquietudes sobre las cuales quisieras aprender, escríbenos y exprésate!